fbpx

▷ Cómo conservar pan casero: 4 consejos que necesitas aprender ahora

cómo-conservar-pan-casero

Muy a menudo cuando realizamos o comparamos el pan nos hacemos esta pregunta: ¿Cómo conservar pan casero fresco durante más tiempo? El sabor y el olor de un producto recién horneado son sin duda incomparables, pero muy a menudo el pan fresco llega a nuestras despensas no todos los dias.

Sin embargo, no hay que desesperarse: con un poco de cuidado podremos mantener el aroma y el sabor del buen pan de forma excelente, siguiendo unos simples consejos.

Cómo conservar pan casero

Cuando tenemos un pan de calidad en nuestras manos su longevidad está garantizada durante unos días gracias a un recipiente adecuado, mientras que después de tres días puedes seguir conservando tu pan (¡incluso durante un par de semanas!) con algunos trucos.

¿Te gusta tener a mano panecillos de leche, focaccia, pan dulce o un pan de campana? No hay problema. Esto es lo que tenemos que hacer para alargar la vida de tu pan favorito.

El recipiente perfecto para el pan

Si simplemente pones el pan en la mesa y lo dejas ahí al aire libre, al cabo de unas horas lo encontrarás seco y poco crujiente. La razón es sencilla, el pan expuesto al ambiente tiende a deshidratarse y secarse: el agua, de hecho, se desplaza desde el interior al exterior del pan y de ahí sale evaporándose; por el contrario si ponemos el pan sin tapar en la nevera absorberá humedad y olores volviéndose blando y extraño al paladar.

En primer lugar, es muy importante elegir la bolsa adecuada para guardar el pan: la ideal es la de papel o la bolsa de preservación de frescura. Presta mucha atención a que salga el aire del recipiente y luego ciérralo bien: si queremos una mayor protección, pon la bolsa cerrada dentro de una bolsa de plástico para alimentos. El papel mantendrá el equilibrio adecuado de humedad en el producto y la capa superior de plástico limitará la evaporación. De este modo, podrá conservarlo casi como recién horneado durante al menos dos días, si no tres.

Muchos, como alternativa al papel, utilizan un viejo truco de la abuela que siempre funciona muy bien: el paño de algodón. Se coge un paño de algodón o fibra natural no tratada químicamente, se lava bien con un poco de jabón de Marsella y agua hirviendo (sin suavizantes) y después de haberlo secado bien al aire, se envuelve el pan en él con cuidado, haciendo un fardo bien cerrado. Al igual que el papel (si no mejor), el paño gestionará excelentemente la humedad en el interior de la hogaza manteniéndola en su mejor estado.

cómo-conservar-pan-casero
Cómo conservar pan casero

El lugar ideal para guardar el pan

Una vez elegida la bolsa o el recipiente adecuados para ti, tendremos que decidir dónde colocar el pan que queremos conservar. Debemos saber que esta elección depende en gran medida de la temperatura/humedad de su hogar, así como del tiempo que desee que el pan esté almacenado. Si la temperatura ambiente de tu cocina es agradablemente cálida y no demasiado húmeda o seca, podemos poner fácilmente el pan cerrado en la bolsa sobre la mesa, lejos de fuentes de calor, seguro que se mantendrá bien durante muchos días si es un producto de calidad.

En el caso de que el ambiente sea un poco seco debido a la calefacción artificial, le sugerimos que ponga el pan en un cajón cerrado de la despensa donde el aire suele estar menos afectado por los calentadores activos.
¿Hay mucha humedad en tu casa? Si no tiene previsto utilizar un deshumidificador, es mejor guardar el pan en un congelador.

Cómo congelar el pan fresco

Si nos gusta comprar pan fresco en grandes cantidades, la mejor opción para conservarlo bien y con aroma durante mucho tiempo (incluso durante un par de semanas) es congelarlo en el congelador de casa. También en este caso ten la precaución de guardarlo en una bolsa bien cerrada, además te sugerimos cortar el pan en rodajas (si es un producto grande) o los sándwiches por la mitad (si necesitas usarlos para hacer un sándwich) si no prevés tener tiempo de descongelarlos antes de comerlos.


De este modo, podrá coger la cantidad que desee poner en la mesa incluso en el último momento y servirla después de calentarla rápidamente en una sartén o en el horno. Si no has cortado el pan antes de meterlo en el congelador, necesitarás unas horas a temperatura ambiente para que se descongele: para acelerar el proceso y que vuelva a estar crujiente, también puedes meterlo en el horno caliente durante unos minutos antes de servirlo.

Una vez descongelado, no le aconsejamos que lo vuelva a congelar, el efecto sería definitivamente negativo tanto en términos de sabor como de valor nutricional: por lo tanto, nunca congele el pan dos veces. Por eso es necesario cortarlo en rebanadas antes de meterlo en el congelador. Otra válida manera de cómo conservar pan casero.

Cómo guardar el pan en el frigorífico

Normalmente se desaconseja guardamos el pan fresco en el frigorífico porque el pan expuesto a mucha humedad tiende a ablandarse y cambiar textura.

Si tu cocina es muy calurosa y temes que el pan se reseque, pero no quieres congelarlo, puedes optar por guardarlo en la nevera, pero con algunas precauciones: la barra de pan debe estar siempre bien cerrada en un recipiente para alimentos (la bolsa doble de papel-plástico es perfecta también en este caso), donde la humedad y los olores de otros alimentos no afecten a su conservación y alteren su consistencia y sabor.
Además, te sugerimos que lo guarde en la parte más caliente del frigorífico, que no lo precorte y que lo consuma en un par de días como máximo.

Como podemos ver en este artículo tenemos todas las informaciones sobre cómo conservar pan casero, siguiendo estos simples consejos obtenemos un pan simple listo fresco y crujiente. Si te gusta realizar panes aquí vas a encontrar tips sobre como aumentar la vida útil del pan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
Hola 👋
Soy Manuel, estas interesada/o a un curso online o una asesoria para tu empresa, escrime ya!